En su toma de posesión como presidente de los Estados Unidos, Roosevelt pronunciaba unas palabras que definían su manera de lidiar con la Gran Depresión: «A lo único que debemos tener miedo es al propio miedo»

Ahora que las organizaciones se enfrentan a entornos VUCA llenos de incertidumbre y complejidad es necesaria la toma de decisiones arriesgadas y valientes por parte de quienes las dirigen. Decisiones que suponen enfrentarse a grandes cambios y transformaciones profundas. El modelo EFQM 2020 de excelencia y transformación ha experimentado su propia metamorfosis para dar respuesta y guiarnos en este proceso. Pero en el camino de su implantación, surgen barreras y miedos a los que debemos enfrentarnos. Pequeños obstáculos en el camino que una vez superados nos pondrán frente a frente con nuestro objetivo final.

Miedo a la soledad del líder

Para la correcta implantación del modelo EFQM 2020 es necesario ejercer un liderazgo compartido e inspirador que logre desde la implicación del máximo número de personas mediante el trabajo en competencias y comportamientos relacionados con:

  • Visión y planificación participativa: Basar en la escucha activa del mayor número de colaboradores la toma de decisiones y fijación de objetivos.
  • Ejecución eficiente de actividades en equipo: Definición y mejora de procesos de la comunicación y el trabajo en equipo cuidando el compromiso y la capacitación de las personas.
  • Control de gestión desde la confianza: Delegación honesta de responsabilidad a los equipos sobre logo de resultados, con una visión de la gestión del talento más centrada en resultados y aportación de valor.
  • Aprendizaje e innovación colaborativo: Análisis de causas y resolución de problemas en equipo desde la sinergia de creatividades y experiencias y gestión del conocimiento para que sea compartido.

Miedo al compromiso

Ningún proyecto sigue adelante sin la participación e implicación del equipo. Conseguir el compromiso, vinculación e ilusión de las personas es una barrera a superar para lograr los objetivos de la organización. La creación de un modelo de cultura que nos permita trabajar las creencias valores y normas nos permitirá lograr los resultados deseados desarrollando de manera equilibrada diferentes perspectivas:

  • La cultura asociada a la involucración de todos nuestros grupos de interés en la definición, despliegue y seguimiento de la estrategia.
  • La cultura relacionada con la definición y puesta en práctica de unos valores claros que gobiernan la toma de decisiones y la actuación coherente y coordinada de distintas partes de la organización.
  • La cultura que impulse el compromiso de las personas desde el fomento de la autonomía y responsabilidad de individuos y equipos, el desarrollo de sus capacidades y el fomento de la participación activa en la toma de decisiones.
  • La cultura de la innovación y el aprendizaje, con foco en el logro de la lealtad del cliente, mediante el fomento de la asunción de riesgos, la promoción de un ambiente de no culpabilización, la valoración de la escucha activa y la empatía.

Miedo al fracaso

La posibilidad de no ser capaces de definir estrategias con un mínimo de estabilidad y fiabilidad para el futuro es otra de las barreras que debemos superar.

De acuerdo al modelo EFQM 2020, la definición de un marco estratégico único, sencillo y fiable, conectado con la capa operativa y con el que poder tomar decisiones de forma ágil es fundamental para conseguir nuestros objetivos con éxito. Este marco debe estar compuesto por:

  • Un conjunto reducido de prioridades o retos a modo de líneas estratégicas, que permitan el equilibrio entre fijar los ejes de nuestro trabajo preferente y permitirnos reaccionar con agilidad a los cambios del entorno.
  • Un cuadro de mando de resultados clave, con sus correspondientes metas fijadas periódicamente, que permita la comprensión de los objetivos y facilite el despliegue en todas las áreas de la organización.
  • Una cartera de proyectos que integre los que son estratégicos de transformación existentes en la organización. Esta cartera permitirá a todos los participantes con responsabilidades en los mismos comprender el por qué y el para qué de estas iniciativas asociadas al logro de la estrategia.
  • Un claro despliegue de algunas de estas metas mediante su conexión con el funcionamiento adecuado y la mejora de los procesos de la organización, conectando así la estrategia con su implantación práctica a través del seguimiento y control de las actividades operativas del día a día.

Miedo a lo desconocido

La exigencia de salir de nuestra zona de confort para reaccionar ante los cambios del entorno nos provoca un sentimiento ante lo desconocido que puede llegar a paralizarnos. El modelo EFQM 2020 nos orienta a desarrollar un esquema asociado la gestión de la transformación teniendo en cuenta los principales factores de este tipo de cambio:

  • La conexión de la estrategia con proyectos de transformación.
  • El uso de herramientas de mejora continua, innovación y aprendizaje.
  • El análisis y reflexión sobre información con fuentes y métodos sistematizados como parte de la gestión del conocimiento.
  • La normalización de los cambios en procesos de gestión como resultado de una adecuada gestión del cambio.
  • La promoción y gestión de proyectos de innovación y la eficaz extensión y explotación de sus resultados.

Miedo a volar

Aplicar el modelo EFQM 2020 supone en ocasiones dejar atrás un modelo de gestión estable, pero demasiado rígido para la necesidad de adaptarnos y dar respuesta a los cambios del entorno con una definición y gestión de procesos distinta, ágil, y que aproveche las posibilidades de la tecnología para disponer y analizar con velocidad y valor de la información clave del proceso:

  • Contribución a la estrategia
  • Conexión a la experiencia de cliente
  • Necesidades y expectativas de los clientes del proceso
  • Interrelaciones con otros procesos

Todo esto es medido en los monitores de Proceso del modelo EFQM 2020: Rendimiento, riesgo y cambio.

A modo de conclusión, Mónica Nájera decía en una charla de Crecimiento Sostenible: «En estos momentos convulsos, tal como plantea EFQM 2020, necesitamos unos líderes inspiradores desde el ejemplo de una cultura de integridad y responsabilidad social, que definan y comuniquen estrategias que nos guíen en este incierto camino, tomando como punto de partida la confianza, salvando las dificultades gracias al compromiso de todos y teniendo como meta un propósito inspirador y con un impacto en la mejora de la sociedad.

Si estas interesado en la implantación del modelo EFQM 2020 en tu organización, hemos preparado un programa superior de formación junto a Cámara de Comercio de Zaragoza y Fundación Ibercaja en el que capacitar a directivos, técnicos y profesionales en general en los sistemas y criterios de gestión de este modelo. Contacta con nosotros para cualquier duda.

 

Leave a Reply