Cada vez se vuelve más necesario establecer relaciones de confianza con nuestros clientes para conseguir una conexión real y duradera.

El mindful marketing o marketing consciente es una nueva tendencia que está cambiando nuestra manera de ver el marketing digital. Tiene su origen en el “mindfulness”, que hace referencia a la capacidad de centrarnos en el presente y tomar conciencia de nuestras emociones y pensamientos. Se trata de adoptar un enfoque consciente a la hora de hacer marketing, buscando generar una repercusión social positiva y alinearse con los valores que más les importan a nuestros clientes. De esta manera, se podrá generar un alto nivel de empatía con nuestro público objetivo, especialmente con el público joven, y conseguir así, que se conviertan en clientes fieles y comprometidos con nuestra empresa.

Cómo aplicar el mindful marketing a tu empresa

Las personas en el centro: La empresa deben pasar de centrarse únicamente en los productos y servicios que vende, a pasar a enfocarse más en las personas y en sus valores. Para ello se debe potenciar el diálogo con nuestros clientes, tener en cuenta sus sugerencias y empatizar con ellos.

Define tus valores: Los valores de una empresa son una parte esencial de su identidad. Son aquellas características que definen a una empresa y que sirven como eje para su crecimiento y por tanto definen quiénes somos como empresa. Una de las preguntas que debemos hacernos es ¿Cuáles son los valores que nos definen como organización y cómo podemos ponerlos en práctica en nuestra actividad diaria?

Comunicación: En marketing consciente, importa lo que se dice, pero también cómo se dice. Debemos priorizar los valores y la solidaridad, pero además debemos comunicarlos mediante acciones y no solo con palabras. El copywriting o el storytelling pueden resultar dos técnicas muy efectivas para mostrar un mensaje más cercano a nuestros clientes y conectar con ellos emocionalmente.

Compromiso real: Todas las acciones de nuestra empresa deben estar alineadas con nuestro objetivo, y debe de ser un compromiso real. El mensaje que construyamos debe estar alineado con las expectativas de los consumidores, pero también con las nuestras. Para ello deberemos empezar por implicar a los trabajadores de nuestra empresa, concienciarles de los valores y principios de la organización.

¿Qué beneficios aporta a nuestra organización?

  1. Incrementa clientes y los fideliza

Hace tiempo que los consumidores no solo adquieren productos o servicios por simples deseos o beneficios que obtenían con su consumo, sino por las experiencias que les aportaba. Actualmente, el compromiso de responsabilidad social, medioambiental y humanitario que hay detrás de cada uno de ellos y que les permite identificarse con la marca, se ha convertido en un aspecto clave.

2. Mejora el branding de la empresa

Uno de los factores clave para diferenciarnos de la competencia son nuestros valores. Comprometernos con diferentes causas ayuda a mejorar nuestra identidad de marca, lo que motiva a nuestros clientes a ser fieles a nuestra empresa.

3. Ayuda a humanizar nuestra marca

El marketing consciente está mucho más humanizado y centrado en los valores. Potencia la escucha activa y el diálogo con tus clientes, en definitiva, se más cercano. De esta manera conseguiremos estrechar lazos entre empresa y nuestros clientes, lo que contribuirá a humanizar nuestra marca.

Leave a Reply