Sostenibilidad, la clave para el crecimiento empresarial

Hace unas semanas, en un evento online en el que pude participar sobre sostenibilidad como trayecto para la mejora y crecimiento empresarial, comentaba la necesidad de iniciar mi reflexión definiendo qué entendemos por sostenibilidad, ya que bajo esta denominación podemos encontrarnos pensamientos diferentes, desde sostenibilidad como rentabilidad o solvencia de una organización, hasta sostenibilidad como el conjunto de iniciativas de una organización para la protección del medioambiente.

¿Qué es la sostenibilidad?

Para dar respuesta a esta pregunta me voy a basar en lo que nos dice el propio Modelo EFQM de Transformación y Excelencia, modelo que desde su nacimiento hace 30 años ya nos introdujo los conceptos de sostenibilidad y de grupos de interés, cuando todavía casi nadie hablaba de ello. Y nos dice:

Una empresa sostenible es aquella que crea valor económico, medioambiental y social, tanto a corto como a largo plazo, contribuyendo de esa forma al aumento  del bienestar y al auténtico progreso de las generaciones presentes y futuras, en su entorno en general.

Es decir, SOSTENIBILIDAD = FUTURO A LARGO PLAZO DE LA ORGANIZACIÓN

¿Cómo gestionar en una organización la sostenibilidad?

La definición anterior es perfecta, pero la clave se encuentra en cómo llevar estos conceptos a la práctica, cómo aterrizarlos, como gestionarlos, y la respuesta está en el propio Modelo EFQM que ha sido revisado este año 2020 y que profundiza todavía más en el concepto de sostenibilidad. El Modelo EFQM lo plantea a través de 4 ejes:

1.- Propósito y Estrategia
2.- Liderazgo y Cultura
3.- Modelo de Gestión
4.- Cuadro de Mando de Resultados

Vamos a pasar a verlos uno a uno con un poco más de detalle:

  1. Propósito y Estrategia

Todo comienza con el propósito de la organización. El propósito es la razón de ser de una organización, debe resultar inspirador y, sobre todo, debe estar centrado en su impacto en la sociedad y en el beneficio que genera para todos los grupos de interés. El mundo actual en el que todo cambia a una velocidad vertiginosa y estamos todos en un entorno VUCA, lo que puede darnos estabilidad es el propósito bien definido y aplicado. Podríamos definir el propósito como “la razón aspiracional para existir, que inspira y moviliza a la acción y que se enfoca en el beneficio aportado a la sociedad”.

El concepto de propósito es una evolución del anterior concepto de misión, el propósito establece las bases para la creación de valor compartido (frente al valor añadido de antes) y está enfocado en todos los grupos de interés (frente a sólo accionistas y como mucho y no siempre a clientes).

      2. Liderazgo y la Cultura

Si lo anterior era importante, esto lo es tanto o más. Tal y como nos decía Peter Drucker “La cultura se come todos los días para desayunar a la estrategia”. La cultura de una organización se puede definir como el conjunto de valores, creencias, normas y comportamientos de una organización. Y ¿Cómo enfoca el modelo este aspecto en relación a lo que nos interesa ahora que es la sostenibilidad de las organizaciones?

El Modelo EFQM nos indica que debemos trabajar en el desarrollo del liderazgo y cultura de nuestra organización y que ambos dos tienen que llevar a desarrollar valores y primar comportamientos que incluyan aspectos claves como la integridad, la conciencia social y la preocupación por el entorno.

     3. Modelo de Gestión

El modelo de gestión, entendido como los procesos, estructuras de la organización o métodos de trabajo, debe de estar enfocado hacia el diseño y la entrega de nuestra propuesta de valor sostenible con productos, servicios y soluciones que satisfagan las necesidades y expectativas de TODOS los grupos de interés. Para ello debemos:

  • En primer lugar, conocer sus necesidades y expectativas, En segundo lugar, diseñar el Modelo de Negocio y nuestra propuesta de valor para satisfacerlas, para finalmente, medir su cumplimiento.

     4. Cuadro de Mando de Resultados

Este eje cierra el círculo y, para ello, el modelo nos plantea la medición de indicadores en dos grandes criterios o partes diferenciadas:

1.- Resultados de percepción de todos nuestros grupos de interés, para asegurar nuestro futuro como decíamos al principio del artículo.
2.- Resultados estratégicos que midan el cumplimiento del propósito y la creación de valor sostenible.

Y me gustaría terminar con dos frases de dos grandes Maestros:

1.- La primera es de mi mentor y maestro José Antonio Calvo y que resume muy bien todo lo anterior: «En estos momentos convulsos, necesitamos unos líderes inspiradores de una cultura, que definan y comuniquen estrategias que nos guíen en este incierto camino, tomando como punto de partida la confianza, salvando las dificultades gracias al compromiso de todos, y teniendo como meta un propósito inspirador y con impacto en la mejora de la sociedad».

2.- La segunda de Javier Marcet de un artículo que leí hace poco:  “Los mercados pueden ser despiadados, los negocios también, pero las EMPRESAS NO”.

Este sería mi sueño particular, conseguir que todas las empresas aplicarán estos conceptos de sostenibilidad para asegurar el progreso de las generaciones presentes y futuras.

Leave a Reply