La democratización y digitalización del patrimonio cultural

Desde su nacimiento hace ya más de 36 años, Integra ha apostado siempre por ampliar sus áreas de trabajo ofreciendo nuevos productos y servicios en los que poner la tecnología al servicio de las personas. Como fruto de este propósito, nace nuestro equipo de patrimonio digital, preparado para ofrecerte todo lo necesario en toma de datos, preservación, conservación preventiva y difusión, no sólo en arqueología y museos, sino también en restauración y difusión de patrimonio cultural.

Expertos en digitalización aplicada al patrimonio cultural

La amplia especialización en áreas tecnológicas y estratégicas permite a Integra ejecutar proyectos de manera transversal. Para ello es clave su equipo humano caracterizado por ser multidisciplinar, creativo, innovador y científico. Todos los profesionales que conforman nuestra empresa aportan a todos los proyectos un valor añadido. Además del equipo, la innovación es el centro de la organización, todas las áreas giran en torno a ella. Métodos de trabajo, procesos, tecnología, ciencia, están impregnados de una mejora continua que se aplica en las intervenciones patrimoniales.

Nuestros casos de éxito en patrimonio digital

Un claro ejemplo del trabajo realizado desde el área de Patrimonio Digital sería la localización de un bien patrimonial, su documentación, su preservación, su conservación preventiva y su difusión, es decir, ponerlo en valor, usando las TIC para que toda esa información pueda llegar a cualquier ciudadano y que este pueda conocer su historia, cultura y tradición.

Los propietarios y gestores de bienes patrimoniales tienen la responsabilidad de poner al servicio de todos los bienes patrimoniales que tienen en custodia. Han de ser conscientes de que no todas las personas pueden transitar por las mismas vías de acceso, físicas, conceptuales o emocionales y su obligación es facilitar ese acceso.

Hacer el patrimonio cultural más accesible

La accesibilidad no es sólo ausencia de barreras arquitectónicas, sino también de barreras humanas. Tenemos que considerar que existe otro tipo de problema que nos afecta a la totalidad de la población originado por la falta de conocimiento específico. Las barreras intelectuales de un bien patrimonial se generan en él mismo. El gestor de patrimonio debe encontrar los medios eficaces de comunicación, el lenguaje adecuado que permita hacer comprensible al visitante medio conceptos más o menos complejos que ha de conocer. Para que sea efectivo el trabajo de divulgación es imprescindible hacer el conocimiento científico comprensible y atractivo, e incluso, divertido, para todo tipo de visitantes. Paralelamente es necesario que los ciudadanos tomen conciencia de la existencia de ese patrimonio y de la necesidad de su conservación.

El concepto democratización implica el acceso igualitario de cualquier persona al patrimonio cultural en el cual son claves la accesibilidad e inclusión (garantizar que cualquier persona, al margen de su condición física, sensorial o cognitiva, pueda disfrutar del mismo).

La democratización del patrimonio será posible si logramos integrar las nuevas tecnologías digitales en proyectos que reviertan en el enriquecimiento cultural de todos los ciudadanos y en la mejora de las condiciones de acceso a los bienes patrimoniales, eliminando las brechas existentes.

Tecnología para una democratización del patrimonio cultural

La integración de las nuevas tecnologías proporciona un acceso global al patrimonio, algo que no se puede conseguir de otra manera, porque es evidente que es imposible visitar todo el patrimonio del mundo.

La tecnología nos aporta la posibilidad de la creación de gemelos digitales, de aplicaciones móviles que llevan incorporadas servicio de audioguía y lenguaje de signos cuyo contenido ayuda a comprender el bien patrimonial, de pantallas táctiles interactivas manipulables desde todas las posiciones (incluso sentados), de experiencias inmersivas que permiten acercarse al patrimonio (se encuentre donde se encuentre: en lo alto de una montaña o en el fondo del mar) de forma directa y en tiempo real.

Gemelos digitales de nuestro patrimonio

La realización de gemelos digitales, réplicas digitales exactas de las piezas, es un buen medio para democratizar el acceso al patrimonio. Miles y miles de piezas que se encuentran tanto expuestas en los museos como almacenadas en cajas en sus sótanos, a pesar de su relevancia pero que no pueden exponerse debido a que no hay espacio físico suficiente, podrían digitalizarse y verse de manera gratuita en alguna de las plataformas web de visionado 3D.

Cuando se realiza un gemelo digital de un bien patrimonial también se puede realizar una reconstrucción virtual en el caso de que a dicho bien le falte una parte porque esté dañada. Primero se lleva a cabo la digitalización, a continuación, pueden estudiarse sus patologías, y posteriormente puede plantearse la restauración digital y luego la física. Gracias a las herramientas digitales se pueden comprobar distintas hipótesis reconstructivas sin dañar el bien patrimonial, de forma totalmente reversible, algo que no pasa en las intervenciones físicas.

La digitalización de las piezas, además, es muy útil para la investigación porque da acceso a los profesionales de todo el mundo de manera libre y gratuita, en vez de tener que pedir las piezas y así también se evita su manipulación excesiva.

Preservar el patrimonio con el modelado 3D

Otra posibilidad es la impresión de las piezas en 3D y dar así acceso al patrimonio a las personas invidentes o con visión muy reducida. Aunque este acceso no se debe limitar a los aspectos meramente táctiles, debe propiciarse la percepción de carácter global, que incluya información visual accesible y auditiva, así como la contenida en soportes digitales. Afortunadamente cada día se tiende más implementar medidas para que el patrimonio cultural sea accesible a cualquier persona.

Sería muy valioso que cada vez hubiera más modelos en 3D, y por tanto cada vez será más útil para investigadores y su divulgación a todo tipo de público.

Aplicaciones móviles a la medida del usuario

En las aplicaciones móviles la narración en audio viene acompañada de vídeos, fotografías en alta resolución, imágenes históricas, mapas en 3D y piezas rodadas en 360 grados que hacen más accesible nuestro patrimonio cultural. Pueden contar con al menos dos recorridos para el público general: el recorrido recomendado y una visita ampliada, en función de los intereses del visitante o de su disponibilidad de tiempo. El usuario puede seleccionar cualquier de las anteriores propuestas en cualquiera de los idiomas ofertados desde un único dispositivo. También puede seleccionarse el idioma: español, catalán, euskera, gallego, inglés, alemán, francés, italiano, etc. Las audioguías incluyen la Lengua de Signos para las personas sordas y audio descripción en español para las personas ciegas o con resto de visión.

El uso de pantallas táctiles permite de manera táctil y muy sencilla, mostrar una aplicación, por ejemplo, para realizar recorridos virtuales, haciéndola accesible a todos los visitantes.

Nuestros antepasados nos legaron un patrimonio cultural, artístico e histórico que debemos cuidar, mantener y disfrutar, todos, sin exclusión, con independencia de nuestra situación personal de discapacidad física o sensorial.

En una sociedad avanzada, la puesta en valor del patrimonio cultural ha de contemplar todas aquellas medidas que hagan posible su incorporación a la vida social y cultural de los ciudadanos. El uso y disfrute que la sociedad hace de los bienes patrimoniales se logra mediante la participación plena y efectiva de todas las personas. Usar la tecnología como herramienta es una de las estrategias que hace esto posible. Podemos ayudarte a conseguirlo.

Leave a Reply